Vídeos de esta lección

 Hoy aprenderemos Te Quiero Canción de Hombres G.

hombres-g-te_quieroLa banda se crea cuando por casualidad, coincidieron un día Rafa Gutiérrez y David Summers en los pasillos de Televisión Española, donde tenían que hacer un trabajo de figuración en el programa «Aplauso». Poco después Rafa le pidió a David que interviniera con el clarinete en el nuevo grupo que estaba montando con su hermano Felipe. David accedió, pero a cambio le pidió que pusiera su guitarra para la maqueta que estaba preparando por su cuenta junto a dos amigos de la infancia, Daniel Mezquita Hardy (teclados y guitarra) y Javier Molina (batería).

En 1982, con el nombre Los Bonitos Redford, la banda debutaba, en el mítico local madrileño Rock-Ola, combinando textos naif con guitarras de influencia Beatle, melodías que podrían recordar al cuarteto de Liverpool en sus inicios y un regusto a la New Wave que llegaba, también, de las islas británicas. El grupo Los Nikis puso en contacto a los chicos con la discográfica que editaba los discos del citado grupo y así, el 23 de febrero de 1983, fichaban por dos años con Discos Lollipop.

Entre abril y mayo de ese año, grababan en Estudios Trak sus cuatro primeros temas que serían editados en dos sucesivos sencillos; Los dos primeros en junio, «Milagro en el Congo» y «Venezia», ya con el nombre definitivo de «Hombres G», que provenía de una película de cine negro americano de los años 30 y en el que los G-Men eran hombres del Gobierno que luchaban contra el crimen; Meses después, «Marta tiene un marcapasos» y «(La Cagaste) Burt Lancaster», mientras seguían actuando en directo. En la primavera de 1984, Hombres G preparaba las maquetas para una primera larga duración de Discos Lollipop. Allí ya estaban «Devuélveme a mi chica», «Nassau», «No te puedo besar», «Matar a Castro» y «Dejad que las niñas se acerquen a mí».

Tras el verano de 1984, Discos Lollipop se encontró con problemas de liquidez tras las escasas ventas del tercer sencillo del grupo Metal y Ca., por lo que les propusieron retrasar la grabación del álbum para el año siguiente. Ante esto y la falta de respuesta positiva del resto de discográficas, pensaron incluso en abandonar la música, mientras cierra una actuación de «casi» despedida, más bien para los amigos, en la sala Autopista, en el Centro Comercial La Vaguada, en octubre de 1984. Hombres G se encuentran casi en un callejón sin salida, con una compañía incapaz de seguir apostando por ellos, y con las negativas de las grandes multinacionales a sus nuevas maquetas. En esta situación reciben una oferta discográfica. Se trata de Paco Martín, que acaba de montar un nuevo sello, Twins, y les ofrece grabar su primer álbum.

Una vez firmado el contrato con Producciones Twins, en enero de 1985, durante una gran nevada caída en Madrid, el grupo grababa su primer LP, homónimo a la banda. Poco a poco, el sencillo Devuélveme a mi chica conocido también como «Sufre mamón» comenzaría a sonar en todas las radios del país. Con este tema, y con el recuperado Venezia, Hombres G se convertía en un fenómeno social. En 1985, la banda vivió su apogeo. Mientras la popular movida madrileña congregaba a sus adeptos en discotecas y pubs afines, David, Rafa, Daniel y Javi eran requeridos en recintos de grandes dimensiones en todo el país. El primer disco de la banda se convirtió en unos meses en Disco de Oro, con el paso del tiempo sobrepasaría los 400.000 ejemplares, algo inimaginable para un grupo español en ese momento; hay que tener en cuenta que, por ejemplo, un grupo consagrado como Radio Futura, en todo su apogeo, con su «Escuela de calor» se movía por las 30 o 40.000 copias, siendo de los punteros en el panorama musical español. Ese año harían un total de 90 actuaciones en España.

La cagaste… Burt Lancaster

 En febrero de 1986 el grupo volvió a los estudios para grabar su segundo álbum, que pasó a titularse como una de sus primeras canciones: La cagaste… Burt Lancaster, aunque ésta no fuera incluida en el álbum por considerarse que «sonaba mal». Un mes antes de estar en las tiendas ya tenían peticiones en firme por más de 100.000 unidades, cifra que sería ampliamente superada en cuanto el disco apareció en el mercado. Para esa ocasión recuperaron otro de los temas publicados en los sencillos de Lollipop, «Marta tiene un marcapasos», que sería uno de los tres sencillos que llegaron al número uno de las listas de ventas españolas. Los otros dos fueron «El ataque de las chicas cocodrilo» e «Indiana». Este disco superó al primero, convirtiéndose en el más vendido de la historia del grupo. En territorio español comenzarían la gira el 1 de marzo, completando 114 actuaciones.

Con el mercado consolidado en España, Paco Martín apostó por llevar el grupo a América. Envió copias de los discos a distintas compañías de todo el continente. Recibió la primera respuesta de las oficinas peruanas de CBS. A mediados de 1986 se editó Hombres G en el país andino; el disco superó en pocas semanas las ciento cincuenta mil copias. Dadas las circunstancias, poco después se publicó también La cagaste… Burt Lancaster repitiéndose la jugada. La siguiente llamada telefónica fue de las oficinas centrales de CBS en Nueva York, para distribuir Hombres G en toda América.

En 1987 realizan su primera gira fuera de España y el primer país que optan por recorrer es Perú, donde realizan una extensa gira por las ciudades Piura, Chiclayo y Trujillo, además de dos llenos totales durante dos días consecutivos en el Estadio Nacional de Lima.

Colombia y Venezuela, donde obtuvieron «Discos de Oro» y «Platino». En diciembre de 1986 el grupo recibió la invitación para asistir en Miami a la gala de los Premios Bravo, ya que figuraban como candidatos en tres categorías. Ganaron en la de Mejor agrupación de habla hispana. La consolidación del grupo en Hispanoamérica llega con su entrada al mercado Mexicano con un acoplado de sus dos primeros álbumes llamada un par de palabras. La censura de su tema «Devuélveme a mi chica», causa revuelo en la radio del país, y por la presiones del público, es mutilada o cambiada por otra palabra, para su reproducción en el medio.

Para ese verano en Ibiza un DJ local hace un remix de sus temas y empieza a circular un disco no oficial llamado Mastermix, el cual es editado en México de forma oficial llegado a disco de platino por 100.000 copias vendidas en mayo de 1988.