La quiebra de Gibson podría ser una realidad

Gibson, la mítica marca de guitarras, al borde de la bancarrota

Uno de los fabricantes de guitarra favoritos en todo el mundo podría tener los días contados. La quiebra de Gibson cada vez se hace más eco en los medios, que podría verse obligado a cerrar debido a graves problemas financieros.

La marca, favorita de músicos como Slash, Santana o Bob Marley, ha terminado por contraer una deuda de 375 millones de dólares. Según un informe de Nashville Post, dispone de 6 meses, concretamente hasta agosto de 2018, para abonar el pago de la deuda. Además, el pago del primer plazo antes del 23 de julio, o tendrá una penalización de 145 millones de dólares.

La compañía, cuyos ingresos han caído de 2.1 billones de dólares a 1.7, se encuentra en serios apuros. De hecho Moody’s, la famosa agencia de análisis de solvencia económica empresarial, ha designado a Gibson como Caa3. Esta calificación es una de las puntuaciones más bajas, argumentando la dificultad de Gibson para pagar la deuda.

 

¿Cuáles son los motivos de la quiebra de Gibson?

A pesar de las altas probabilidades existentes que podrían originar la quiebra de Gibson, la compañía ya ha conseguido solventar varias situaciones difíciles en el pasado. Fundada en 1902 como una fábrica de mandolinas por Orville Gibson, la marca se ha caracterizado por sus innovaciones en el diseño de guitarras.

Sin embargo, no es la primera vez que Gibson se enfrenta a una crisis empresarial. En 1986, la compañía fue vendida por solamente 5 millones de dólares a Henry Juszkiewicz, actual CEO de Gibson.

Desde entonces, la empresa se ha visto absorbida por las malas decisiones, como la implementación del clavijero de afinación automática. Tras 10 años de desarrollo, el dispositivo no agradó a los consumidores, que demandaban el clavijero como un producto opcional.

Clavijero de guitarra Gibson con afinación automática

Debido a este hecho y para recuperar la inversión, Gibson aumentó un 30% el precio de las guitarras. La respuesta no tardó en llegar, ya que las ventas cayeron drásticamente.

Además, en 2009 y 2011 la fábrica de Gibson en Tennessee fue clausurada por las autoridades locales. El motivo fue la utilización de madera de ébano de Madagascar para la fabricación de guitarras, cuyo uso estaba prohibido. Tras evacuar la fábrica y cortar la producción, Gibson obtuvo unas pérdidas de un millón de dólares por material confiscado.

Esta situación se agravó en 2010, cuando una fuerte inundación arrasó la fábrica y destruyendo toda la producción

A pesar de ello, en 2014 la compañía compró la división de audio de Philips por 135 millones de dólares. Mediante una estrategia de diversificación de productos, Gibson intentó poner fin a una crisis de más de 10 años. Sin embargo, esta adquisición solamente hizo aumentar el coste de una deuda que ha colocado a Gibson al borde de la bancarrota.

 

Etiquetas:

Utilizamos cookies, incluyendo cookies de terceros, por razones funcionales, para el análisis estadístico, para personalizar su experiencia y para ofrecerle contenido focalizado en sus intereses particulares. Puede usted aceptar estas cookies haciendo clic en ‘Aceptar y continuar’. Para más información sobre nuestra “Política de Cookies”, haga click AQUÍ

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar