Ajustar el alma de la guitarra / Ajustar la curvatura del mástil

¿Cómo ajustar una guitarra? En este artículo vamos a aprender a ajustar una guitarra viendo los ajustes necesarios para poner a punto una guitarra.
Es el primer ajuste que debemos hacer en nuestra guitarra, para que esta quede cómoda de tocar y esto se hace ajustando el alma de la guitarra. El alma es una barra de metal que está insertada dentro del mástil y ayuda a ajustar su curvatura para compensar la tensión que ejercen las cuerdas. En inglés le dicen truss rod y la patente fue aplicada por  Gibson en 1921, aunque la idea en sí procede de 1908. Todas las guitarras tienen alma para poder ajustar el mástil, sobre todo eléctricas y acústicas, con la excepción de guitarras clásicas, flamencas y españolas que por lo general no lo traen, al menos, yo no lo he visto en ninguna guitarra clásica. Por lo tanto date cuenta de que sobre el mástil ejercen dos tensiones, la propia de las cuerdas y la del alma, que ayuda a contra restar la de las cuerdas.

Bueno volviendo al tema del ajuste del mástil, aquí están los pasos necesarios:

Comprobar la curvatura

Para comprobarla debemos de pisar la sexta cuerda en primer traste y a la vez en un traste agudo,  por ejemplo el 16 ( o el más agudo que tenga tu guitarra). 

Para más facilidad también puedes colocar una cejilla o capotraste en el primer traste y así no tienes que pulsar manualmente ahí.

 

Una vez hecho eso tenemos que fijarnos en la distancia que queda en el traste (la barra metálica) en el punto medio, en nuestro caso es el 8, la distancia correcta debe de ser aproximadamente en torno a 0.2 mm, es decir debe de estar ligeramente cóncavo.

Pero puede que no siempre sea así, es posible que se den otros casos, (ejemplos exagerados). En el ejemplo 1 vemos como el mástil está cóncavo, quedando las cuerdas separadas en exceso, esto sucede porque las cuerdas tiran mucho y curvan el mástil como si fuera un arco, en ese caso debemos apretar el alma para contra restar la tensión de las cuerdas. En el ejemplo 2 sucede justo al contrario, el mástil sale hacia las cuerdas y no las deja vibrar, o la distancia es muy pequeña por lo que trastea, la solución sería aflojar el alma para relajar la tensión.  En ejemplo 3 vemos como la separación es la justa,, en torno a 0.2 mm por lo tanto las cuerdas vibran en todo el mástil y no están separadas en exceso.

Y ahora estarás pensando ¿Cómo voy a saber exactamente la separación correcta?

Normalmente la separación se mide con una galga de precisión, pero como seguramente no la tengas puedes medir la separación con la primera cuerda de tu guitarra, o algo muy fino.

Ahora ya sabes la teoría, es momento de pasar a la acción pero antes tengo que advertirte que las correcciones se tienen que hacer poco a poco, es decir, nunca girar el tornillo más de 1/4 de vuelta. La razón es que hay que darle tiempo a la madera para que se “asiente” correctamente. Por lo tanto, giramos un poquito, esperamos 5 o 10 minutos y comprobamos, para saber si vamos bien.

Para apretar tienes que girar en el sentido de las agujas del reloj, y para aflojar justo sentido contrario al sentido horario

¿Y dónde está situado el tornillo para ajustar el alma?

En las guitarras eléctricas normalmente está arriba, en el clavijero, algunas la tienen al descubierto y otras como los modelos Les Paul suelen estar cubiertas y hay que quitar una tapita para acceder a ella. En algunas Stratocaster antiguas y reediciones de las mismas están al final de diapasón,  En las acústicas suele estar en la parte del final del mástil, teniendo que acceder a ella por la caja de resonancia.

Recuerda que el mástil tarda en corregirse, por eso es MUY recomendable dejar pasar tiempo entre un giro del tornillo y el siguiente, es mejor hacerlo sin prisa, hasta que encontremos el ajuste exacto. Es incluso posible que con el paso de unos días haya que corregir de nuevo, esto es perfectamente normal ya que puede pasar un tiempo hasta que se estabilice del todo.